Una escapada a París

Con el calor que está haciendo por Madrid y alrededores, pensar en una escapada a un destino del norte como París no parece mala idea. En el post de hoy os hablamos de la ciudad de la luz durante esta temporada y de algunos de sus rincones menos comunes en los que perderse.

Bajo Marais

Le Marais es uno de los barrios parisinos con más estilo. También conocido por ser residencia de población judía o por la abundancia de pubs, cafeterías y tiendas gays, se trata de uno de los barrios más codiciados de la ciudad. Si bien la parte alta – delimitada por la plaza de Los Vosgos y por el Museo de Carnavalet -, es la más visitada por los turistas, recorrer el bajo Marais y descubrir rincones como la Iglesia Saint Louis – Saint Paul, el Memorial de la Soah o el Village Saint Paul, es una oportunidad para conocer una zona más tranquila llena de galerías de arte, anticuarios y bonitas cafeterías.

Village Saint Paul

Parc de Buttes Chaumont

Situado en el distrito XIX de la ciudad, es uno de sus jardines más bonitos y grandes. Paseando por él te da la sensación de estar fuera de la ciudad. En su parte alta se pueden observar una de las vistas más bonitas de París desde el templo que lo corona, destacando en éstas el gran Sacre-Coeur. Los parisinos, aprovechando el tiempo primaveral, adornan sus laderas haciendo picnics donde priman las fresas y el vino. Otros parques con encanto son, entre otros muchos, el Parc de Batignolles, el Parc de Belleville o el Parc de Monceau.

Vistas desde el Templo del Parque Buttes-Chaumont

Árboles del siglo XIX en el Parque de Batignolles

Le 104

Abierto en 2008 en el antiguo edificio de Servicios Municipales de pompas fúnebres de París, este centro cultural se ha convertido en uno de los más importantes del norte de la ciudad. Cuenta con una agenda variada, exposiciones e intervenciones artísticas y grandes salas dedicadas al baile.

Artistas bailando en las salas abiertas de Le 104

Quai de L’Ourc

También en el norte, a continuación del Parc de la Villette, se encuentra el navegable canal de l’Ourc. Revitalizado en los últimos años, con el buen tiempo los parisinos pasean por él y se sientan en sus orillas a tomar un café o a tomar el «apéro».

Pequeños barcos recorren el Canal de L’Ourc y lo conectan con el río Sena

Paris con niños

Para aquellos que se animen a salir con sus pequeños por la capital francesa, destacan varios planes menos conocidos para los turistas como el Jardin d’Acclimatation, los paseos en poney por los diferentes jardines de París, la Maison des Petits (en el 104) o la Cité des Enfants en el Parc de la Villette.

Tobogán gigante en el Parc de la Villete